Origen y evolución del lenguaje

Posted on marzo 1, 2011

0




1.3.  Filogénesis de la laringe
Se necesita una laringe baja, alejada de la base del cráne, para poder vocalizar, pues así se tiene independencia del aparato fonador del deglutor (el esófago) [4]. La laringe “baja” en el cuello en los humanos en torno a los dos años.

La clave paleontológica para dilucidar si una laringe es baja es la angulación que hay entre la base del cráneo y la porción posterior del maxilar superior.

A continuación se expone una serie de hallazgos, relacionados con restos fósiles:

  • La reconstrucción de la base del cráneo ha mostrado que los australopitecinos tenían una laringe alta como los chimpancés, según Laitman.
  • El descenso laríngeo comenzaría en el Homo Erectus, precisamente el momento en que la capacidad craneal casi se duplica con respecto a los Paranthropos. En este sentido se ha venido considerando que la duplicación del volumen cerebral en el Homo Erectus con respecto a sus predecesores  y el desarrollo en los endocráneos de las áreas de Wernike y Broca corrobora los hallazgos laríngeos.
  • Krantz (1988) piensa que un descenso laríngeo completo sólo se realizó hace 40.000 años, coincidiendo con la explosión simbólico-artística del Paleolítico.

En el artículo se pone en duda la validez de estos escasos restos para extraer hipótesis consistentes, pues no se conserva ningún resto de Homo Habilis que muestre la base del cráneo.

Por otro lado, sí se presta por parte de los autores cierta credibilidad al hallazgo en Kebara (Oriente Próximo) de un hueso hioides[5] fosilizado, perteneciente a un Homo Neandertalis, y que se ha asociado a la conducta simbólica de estos Homínidos (enterramientos y objetos de adorno).

  • Ha habido dudas sobre si los Neandertales tuvieron una capacidad anatómica para desarrollar un lenguaje similar al humano, mas los autores consideran que las reconstrucciones del Hombre de la Chapelle muestran que parece que si hubo angulación basicraneal suficiente que indica una laringe baja.
  • Otros hallazgos más recientes parecen corroborar esa tesis son de cráneos muy completos basi-angulados e hioides en la sima de los huesos de Atapuerca de 300.000 años, lo que prueba que antes del Homo Sapiens ya se hablaba.

Clicka en los números siguientes para ir seguir leyendo:

Anuncios