Origen y evolución del lenguaje

Posted on marzo 1, 2011

0




 1.     Desarrollo de capacidades anatómicas y psíquicas


Dentro de las pruebas paleontológicas tenemos los indicios anatómicos:

1.1.  Desarrollo del cerebro


Se apunta en el artículo que es necesario también que el cerebro haya llegado a un desarrollo tal que permita tener una necesidad de comunicarse: “se precisa tener algo que decir”. No basta sólo con tener unos órganos adecuados.

Dicho esto, se esboza cómo dentro del desarrollo del género Homo se va dando un aumento progresivo de la capacidad craneal. Ya durante los entre 6 y 7 millones de años en los que se da la evolución de los homínidos, éstos fueron interaccionando con el medio y desplegando diferentes estrategias adaptativas, que dieron lugar a cambios corporales y sociales.

El grado de encefalización[2] va aumentando a medida que los homínidos avanzan en sus capacidades intelectuales: construcción de herramientas, lenguaje, manifestaciones simbólicas, manifestaciones artísticas etc. Llama la atención que esta encefalización se ha detenido desde la aparición del Homo Sapiens[3]. La especie humana está, al menos biológicamente, en un periodo de stasis que dura al menos 200.000 años.                    

La capacidad craneana aumenta considerablemente hasta casi la duplicación de forma brusca con el Homo Erectus (930 cc. versus 650 cc. en el Homo Habilis). Esto implica que probablemente durante el desarrollo del género Homo apareció el lenguaje y la capacidad de manipulación del entorno.

El área del lenguaje se ha establecido en el lóbulo frontal, sin embargo los tamaños relativos (volumen cerebral/peso del animal) no difieren para el lóbulo frontal en primates y hombres actuales. Esto no sucede en todas las regiones del lóbulo frontal ya que algunas regiones del córtex prefrontal se han desarrollado más en el hombre.

A pesar de este progresivo aumento en el volumen cerebral de los homínidos, se ha demostrado que no existe correlación entre el tamaño del cerebro y la capacidad lingüística. El tamaño del cerebro es un signo de capacidad intelectual, aunque es tan sólo una capacidad pues ha desarrollarse con el aprendizaje. Este aspecto es interesante porque apunta a la importancia del entorno social en esa adquisición de habilidades, que veremos más adelante.

Tenemos pues siempre la deficiencia inherente a apoyarse sólo en el desarrollo anatómico para poder afirmar que se dieron tales o cuales capacidades.
Clicka en los números siguientes para ir seguir leyendo:

Anuncios